8000 tambores por la Madre Tierra

La Ceremonia de los 8000 Tambores Sagrados es parte de una tradición de la ancestral cultura Otomi, y su historia tiene alrededor de 4000 años, en la sagrada ciudad de Cuicuilco. De acuerdo a la historia oral, con la erupción del volcán Xitle, un peregrino llegó al Valle de Toluca y fundó la Sagrada Ciudad de Ndongu (localizada en la actual Sierra Otomi de Temoaya) lugar donde continuó esta tradición.
Con la llegada de los Aztecas al Valle de México, hace 700 años aproximadamente, la ciudad de Ndongu tenía el nombre de “Xiquipilco”, lo que significa “Lugar de los 8000″”, y en este lugar se reunían 8000 tambores para rituales, ceremonias, sanaciones y otros. Esta tradición fue desarrollada para celebraciones y fechas importantes, con el fin de honrar los Centros de Ceremonia y Lugares Sagrados, y especialmente para mantener la armonía con la Madre Tierra y el Universo.
Su insignia tiene el símbolo de la montaña y en el centro un bolso con tres flecos, el cual fue representado en los libros sagrados como el Xiquipilco y Huamantla. Este elemento pictográfico representa el número 8000 en el sistema vigesimal de numeración Otomi, y su visión cósmica. La representación simbólica de este número se asocia a las virtudes más sublimes del Universo.
Todo el legado de la gran civilización Olmec-Teotihuacan-Toltec, el legado cultural y la ancestral sabiduría, fueron mantenidas bajo secreto por más de 500 siglos por los descendientes Otomi. Esta memoria colectiva volvió a la superficie y continúa para vivir en su organización tradicional social, en su medicina, visión ancestral y espiritualidad, y en su cultura de paz, amor y respeto por la Madre Tierra. Su manifiestación artística, es recreada en el sagrado papel de corteza, en el lenguaje y en estructura monumental tal como es el Centro Ceremonial Otomi.
Los Ancianos y Guardianes de la Ancestral Sabiduría han predecido cambios para la Madre Tierra, aceleración del tiempo, el proceso evolucionario, códigos y leyes que gobiernan la armonía en el universo. De este modo nuestros ancianos han compartido lecciones de vida, entregadas de generación en generación, incluyendo métodos y técnicas para sanaciones y para traernos armonía con amor en nuestras vidas.
De este modo fue revelado a nosotros la Ceremonia de los 8000 tambores sagrados y la medicina del sonido primordial, afirmando que por miles de años, junto con la ancestral cultura de la paz, amor, respeto y apoyo mútuo, los sonidos armónicos de los Tambores Sagrados, instrumentos musicales, canciones y oraciones realizadas apropiadamente en frecuencias específicas y elevados estados de conciencia del plano espiritual, se genera una poderosa vibra Medicinal. El sonido de los tambores sagrados produce olas de energía divina, capaces de eliminar las cristalizaciones y bloques que se encuentran en el cuerpo, permitiendo a la humanidad mejorar la salud tanto física, mental, emociona y espiritual.
De acuerdo a los Ancianos y Sabios Otomi, estos ancestrales sonidos y ceremonias cósmicas, acompañado por acciones planetarias importante, también pueden contribuir a la armonia colectiva e individual y de sanación en las relaciones con la familia, indígenas, comunidades, población, ciudades y regiones enteras de los cinco continentes. Del mismo modo, eso puede mejorar habitats y bio-regiones tales como selvas, bosques y desiertos. Ello puede ayudar a purificar el medio ambiente, la atmósfera, el aire y agua de los lagos, lagunas, ríos, mares y océanos. El resultado de los Círculos de Armonia, de las meditaciones a nivel mundial, de las ofrendas colectivas de gratitud, de los conciertos masivos y ceremonias entregadas en la Reunión Mundial para la Sanación de la Madre Tierra y para la Paz, es que junto con los 8000 Tambores Sagrados, esto es altamente favorable para aumentar la frecuencia de vibraciones de lugares específicos en aldeas y ciudades, con el propósito de restaurar el balance en los lugares contaminados y degradados.
Fuente: The Great Gathering of 8000 drums
Festival de los 8000 tambores, caracolas y oraciones para iniciar una nueva era de la conciencia. ¡Unamos fuerzas y protejamos a la Madre Tierra y sus derechos!

Comparte tu vídeo o evento

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Unámonos en este canto

♪ Tocamos por la paz, tocamos por el amor.
Tocamos por la paz, por un mundo mejor.
Con la gente capaz del Este al Oeste,
del Norte al Sur, que el mundo festeje
una conciencia de luz. ♪